La Crisis de los Misiles en Miami…

El documental

La Crisis de los Misiles de Octubre fue como se denominó la confrontación nuclear más grave entre Estados Unidos y la ex Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Los hechos ocurrieron a lo largo de 13 días entre el descubrimiento de misiles rusos en Cuba el 14 de octubre de 1962 y la primera oferta de Nikita Krushev de que serían desmantelados y devueltos a la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) el 27 de octubre de 1962.

Aquí narramos a través de un documental cómo la ciudad de Miami vivió esas dos semanas al borde del holocausto nuclear y sus posteriores secuelas.  El documental completo se exhibió recientemente en el Teatro Tower de Miami. Haga clic aquí para conocer más sobre acontecimientos relacionados con el documental.

Suscríbase y aporte datos al documental. ¿Conoce a alguien que vivió la Crisis de los Misiles de Octubre en Miami? Escríbanos…

 

INICIO

6 Responses to “El documental”

  1. Charles D. Carter Says:

    I have just finished the review of your website and find it most informative.

    As a former American soldier from 1962-1977, I was curious about the perspectives from the Cuban and Russian strategists. This website has provided an insight I did not have previously.

    My military service included being stationed on one of the four Nike Hercules missile sites in the Miami area beginning soon after the Cuban Missile Crisis.

    I have always been curious about the perspectives from the Cuban and Russian strategists. This website has provided an insight I did not have previously.

    For those interested, I have a website that chronicles the US Army missiles during and after the Cuban Missile Crisis at http://www.Nike252.org.

    Thank you for documenting the other side of the story.

    Kindest regards,

    Charles D. Carter
    Atlanta, GA

  2. Olga Sanz Says:

    En 1962, yo trabajaba en Washington para Voice of America (VOA), la emisora internacional del gobierno de Estados Unidos. Cuando Castro se apoderó del gobierno en Cuba en 1959 se habían reiniciado las transmisiones en español a Latinoamérica, suspendidas unos años antes. Éramos un pequeño grupo de periodistas, locutores y escritores, jóvenes, casi todos casados y con niños pequeños. Yo tenía dos: un niño de cinco años y una nena de cuatro. Cuando se produjo lo que se llamó la crisis de los misiles, o sea cuando se supo que los soviéticos tenían misiles en Cuba, apuntando a Estados Unidos, inmediatamente se nos ordenó aumentar las transmisiones. Creo recordar que estábamos en el aire las 24 horas del día. Como éramos pocos, nos tocó trabajar dos o más turnos diarios.Esto no nos importaba pues aparte del entusiasmo propio de nuestra edad y el hecho de que nos gustaba nuestro trabajo, estaba el asunto del patriotismo. Al mismo tiempo, nos informaron que nos habían clasificado como “personal imprescindible”, ya que se consideraba que nuestro trabajo era de interés nacional. Esto nos causó bastante gracia, dando lugar a bromas entre los compañeros. Las cosas se iban poniendo cada vez más tensas entre nuestro gobierno y el soviético y un día, el señor que estaba a cargo del programa, un asesor de la Casa Blanca (de cuyo nombre no me acuerdo) quien era el que a diario nos indicaba lo que haríamos, nos informó que dada la gravedad de la situación, en cualquier momento nos evacuarían a un lugar seguro, sin previo aviso. Se produjo un grave silencio y a mi se me ocurrió preguntar:”Pero si es sin previo aviso,¿cómo haremos para ponernos en contacto con nuestras familias e indicarles a dónde deben dirigirse para reunirse con nosotros?” Y este señor con la mayor frialdad nos dijo que las familias no estaban incluídas, que sólo éramos los “imprescindibles” a quienes se llevaría a lugar seguro. Fue como si me hubieran dado un golpe en el plexo solar. Me levanté y dije que en ese caso, no contaran conmigo, porque yo no iría. Bajé inmediatamemnte al departamento de personal y presenté la renuncia a mi cargo.Afortunadamente, en el transcurso del par de días siguientes, los gobiernos llegaron a un acuerdo y así se evitó lo que podría haber sido el comienzo de la Tercera Guerra Mundial. Mi jefe me instó a que retirara mi renuncia, que pensara en mi carrera. Pero para mi, la idea de perder a mi familia, a mis niños, podía mucho mas que cualquier carrera. A mis pies se había abierto el horrible abismo de la posibilidad de esa pérdida, que yo no estaba dispuesta a aceptar. Aunque el pueblo de Estados Unidos por supuesto estuvo totalmente informado del desarrollo de la crisis, creo que los “imprescindibles” fuimos quienes nos dimos cuenta con mayor impacto de lo que significaban esos misiles en Cuba.

  3. Joaquin Coello Says:

    I volunteered in October 1962 in the U.S. ARMY and was a member of the first company F-10-3 in Ft Knox K.Y. On October 21, 2012, We participated in the Commemoration of the 50th Anniversary of the crisis. We had approximately 350 members of the Cuban American units. We specially remembered deceased members. We played the national anthem and the pledge of allegiance. We as Veterans and American citizens still take the Oath we took to protect and defend the Constitution from ALL enemies foreign and domestic. may GOD protect and bless the United States of America.

  4. Julio De Castro Says:

    Excellent report Javier. Thank you for taking the time to tell the new generation about the must dangerous time of our generation. We were at the brink of the Third World War. Thank God it did not happen.
    In 1962 we have to be worried about a nuclear missile launched from Cuba with a nuclear head landing in our soil and killing 50,000 thousand people. Today we have to worry about a terrorist groups doing the same thin and killing the same amound of people.

Leave a Reply